Lunes, 21 de febrero de 2011

Con cerca de veinte a?os de existencia y acostumbrados a llenar grandessalas, Asian Dub Foundation eligen el Nuevo Casino de Par?s (peque?a sala deuna capacidad de 300 personas) para preparar su pr?xima gira.

?

Tras los telonerosDJ Soundar, Asian Dub Foundation empiezan su show con laintroducci?n instrumental sobre fondo de flauta , Bride of Punkara,extra?da del ?ltimo ?lbum A History of Now. Es con el muyen?rgico Rise To The Challenge que el concierto comienza verdaderamente con la entrada en escena de los MCs,AL Rumjen y Aktarv8r.

Despu?s de este t?tulo devastador que nos recuerda los mejores a?os delgrupo con el ?lbum Enemy Of The Enemy, los brit?nicos aprovechanpara hacernos descubrir temas extra?dos de su ?ltimo disco. A pesar de lacalidad ?y de la mezcla entre ?Jungle y Drum?n?Bass, no alcanzan el nivel delas primeras composiciones. Todos los ingredientes habituales est?n presentes perola originalidad ya no existe y los samplers se repiten uno tras otro.

A pesar de ello, los m?sicos no han perdido su ?energ?a y el p?blico lo tiene en cuenta. Lamayor?a est? sin embargo esperando la llegada de sonidos de los ?lbumes m?santiguos. Durante la primera media hora, la prestaci?n es bastante ?plana y demasiado calculada salvada por laenerg?a de Cyber, que a la percusi?n llega a eclipsar por momento a los otrosm?sicos.

Tras este comienzo un tanto frio el grupo parece por fin decidido a despertaral p?blico con temas como Naxalite u Dhol Rinse. El efecto sobrelos fans es inmediato?

La primera parte del conciertotermina con Oil, tan eficaz como siempre y que nos deja con ganas de m?s.Afortunadamente para nosotros, dejaron dos de sus mejores t?tulos para el final.Vuelven ?con Fortress Europe, que nosrecuerda porqu? Asian Dub Foundation fueron tan populares hace algunos a?os.Tenemos por fin derecho a la furia que esper?bamos desde el principio, y quenos permite confirmar que el ?lbum Enemy Of The Enemy siguesiendo ?una referencia en su carrera.Para terminar Rebel Warrior permite al grupo terminar el concierto conun derroche de energ?a ?y recuperarse as?de ?un comienzo un tanto dubitativo.

En resumen el concierto fue un buen entrenamiento para la pr?xima gira donde ADF ?volver?n a salas de mayor capacidad dondeparece que se siente m?s c?modos.


Comentarios